Disfunción Temporomandibular

  • por

La articulación temporomandibular une la mandíbula con el cráneo, y es la que nos permite masticar y hablar. En ocasiones existe un problema en esta articulación ya sea debido a problemas de base como el bruxismo, a anomalías congénitas de los cóndilos o debido a una mala forma de morder. Esto puede desencadenar una serie de síntomas:

  • Dolor en la zona de la mandíbula.
  • Dolor de cabeza.
  • Sobrecarga y dolor de los músculos del cuello.
  • Limitación en la apertura de la boca.
  • Chasquidos al mover la mandíbula.

La articulación temporomandibular une la mandíbula con el cráneo, y es la que nos permite masticar y hablar. En ocasiones existe un problema en esta articulación ya sea debido a problemas de base como el bruxismo, a anomalías congénitas de los cóndilos o debido a una mala forma de morder. Esto puede desencadenar una serie de síntomas:

  • Dolor en la zona de la mandíbula.
  • Dolor de cabeza.
  • Sobrecarga y dolor de los músculos del cuello.
  • Limitación en la apertura de la boca.
  • Chasquidos al mover la mandíbula.

¿Cómo se diagnostican las disfunciones témporo-mandibulares?

  • Lo primero que se hace es una historia clínica para conocer la existencia de sintomatología previa -y/o patologías sistémicas que conllevan problemas articulares- y se realiza una exploración manual, tanto de las articulaciones témporo-mandibulares como de la musculatura facial y cervical.
  • Para examinar la oclusión se utilizan, dispositivos electrónicos con el que registran sus características, asignándoles valores objetivables.
  • La posibilidad de reconstruir el cráneo y la mandíbula en 3D nos da una información muy valiosa sobre el estado real de las superficies articulares, así como de la simetría de las estructuras faciales y su relación. Esta simetría y la relación de las bases óseas entre sí constituye el eje central del diagnóstico cráneo facial tridimensional
  • Cuando, tras estas pruebas diagnósticas, obtenemos indicios de disfunción de la articulación témporo-mandibular, recurrimos a las resonancias magnéticas nucleares.
  • Realizando dos registros, uno con la boca abierta y otro con la boca cerrada, podemos dirigir nuestros planes de tratamiento con toda la información necesaria sobre el estado de las articulaciones témporo-mandibulares.

¿Cómo se tratan?
Dependiendo del diagnóstico (si es articular o muscular) y la severidad de la disfunción, se tratan con fisioterapia, punción seca, terapia medicamentosa, toxina botulínica, férula de
descarga y/o disco suplementación, llegando a la cirugía en los casos más graves.

  • Disponemos de un servicio de fisioterapia especializado en disfunciones oro-faciales como complemento a nuestra actividad odontológica para poder ofrecer un tratamiento lo más integral posible dentro de nuestras instalaciones. Gracias a ello, únicamente referimos a nuestros pacientes para la realización de las resonancias magnéticas y las cirugías ortognáticas a centros externos.

La intención de esta información es la de ofrecerle una serie de consejos generales que nos ayudarán en el tratamiento de su patología. Léalo atentamente, pues la mejoría de su sintomatología depende en gran parte de su colaboración.
Es muy importante favorecer el reposo, tanto de la articulación témporomandibular, como de las estructuras asociadas (músculos, columna cervical, etc.) y del organismo en general. En ocasiones es necesario el uso de antiinflamatorios y analgésicos para aliviar la fase aguda. Asimismo en casos como el bruxismo una férula de descarga nocturna permite aliviar la articulación y proteger los dientes de movimientos excéntricos.